Política

NADIE IMPUGNÓ: Pese a contrato vigente, Mara deberá retirar concesión a Aguakan o enfrentará juicio político

Comparte

Redacción/NOTICARIBE PENINSULAR

Tras la consulta por la permanencia o no de Aguakan en 4 municipios de Quintana Roo, nadie impugnó esos resultados, la decisión de los votantes fue retirar la concesión en Benito Juárez, Puerto Morelos e Isla Mujeres.

Aguakan tiene contrato vigente hasta 2053, pero al tratarse de una consulta pública vinculante, debe cumplirse lo que votaron los ciudadanos.

El impacto político y económico de esa situación es incalculable, porque implica cumplir la ley y rescindir el contrato, con costos multimillonarios. O intentar de algún modo manipular la ley y la Justicia para no hacerlo, con altos costos institucionales y políticos.

Según se puede ver en los estrados del Tribunal Electoral del estado, no hay ninguna impugnación presentada contra los resultados de la consulta, y el martes pasado fue la fecha límite para hacerlo.

La única impugnación que hubo sobre el tema se presentó en Solidaridad, para que se incluyera a ese municipio entre los que deben rescindir contrato a Aguakan, pero en ese caso particular la ley no lo permite.

Hay que recordar que para que una consulta popular sea válida, debe votar al menos el 35% de la lista nominal, y entonces lo que decida la mayoría de esos votantes es vinculante para la autoridad. O sea, debe cumplirlo.

En Benito Juárez, Puerto Morelos e Isla Mujeres votó más del 35% del listado nominal, y una mayoría aplastante de esos votantes pidió la salida de Aguakan.

En Solidaridad también fue aplastante la mayoría que votó porque Aguakan se fuera, pero no se logró que vote al menos el 35% del listado, y por lo tanto no es vinculante.

EL INCALCULABLE IMPACTO POLÍTICO Y ECONÓMICO

Hasta ahora, el tema ha quedado escondido detrás del triunfo aplastante de Mara Lezama el pasado 5 de junio.
Pero la realidad es compleja. La Ley de Participación Ciudadana del estado habla, en sus artículos 90 al 95, de los alcances de la vinculación de la consulta.

Allí se puede ver que ahora le corresponde al Ieqroo notificar a los poderes Ejecutivo y Legislativo, y a los Ayuntamientos, “para que dentro del ámbito de su competencia realicen lo conducente para su atención”.
(Artículo 92)

O sea, deben empezar el proceso para retirarle la concesión a Aguakan en esos tres municipios.

Y el artículo 95 dice qué pasa si no se cumple:

“El incumplimiento de los efectos de los resultados de referéndum, plebiscito y consulta popular vinculante se considera una omisión que redunda en perjuicio del interés público fundamental y de su buen despacho, por lo que será sancionada en los términos de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del estado de Quintana Roo”.

El artículo 6 de la citada Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos explica cuáles son las conductas que “redundan en perjuicio del interés público fundamental y de su buen despacho”, y el artículo 7 dice:

“Se impondrá mediante juicio político seguido a los servidores públicos que incurran en las causas previstas en el Artículo 6o las siguientes sanciones:
I. Destitución; e
II. Inhabilitación de uno a veinte años”.

O sea, la autoridad que no cumpla, puede ser sujeta de juicio político.

Y la ley de Participación Ciudadana no da otras salidas. Al referirse al referéndum y el plebiscito, que tienen mecanismos similares, dice que la Legislatura y el Poder Ejecutivo, en un plazo de tres años, “no podrá expedir disposiciones normativas que contravengan el sentido de la opinión expresada en el proceso de referéndum, salvo por mandato judicial”. (Artículo 93)

Aún nadie se explica porqué el Ieqroo realizó esa consulta, cuando podría haber aducido imposibilidad material de realizarla por la falta de recursos.

Y tampoco nadie se explica porqué nadie operó políticamente sobre esa posibilidad.

Lo cierto es que hoy el tema ya es un problema. El Ieqroo le comunicará a los Poderes Ejecutivo y Legislativo y los ayuntamientos de la decisión de los ciudadanos. Pero como las actuales autoridades de los dos primeros se van en 3 meses, el tema quedará para la próxima administración.

Y será otro de los problemas que le explotará a Mara cuando se agoten los festejos por el 5 de junio.


.

Related Posts