Opinión

| LA ÚLTIMA PALABRA | Embargo a salarios, con aroma financiero “verde”

Comparte

Por: Jorge A. Martínez Lugo

  • ¿Cuál será el peso del negativo verde en la campaña de Morena en Quintana Roo?

Una vez más, el partido verde haciendo de las suyas para imponer sus intereses. Morena cede “para no romper la alianza con el PVEM”. El hilo se sigue estirando. El presidente López Obrador, tuvo que enmendar la plana y salir a declarar que vetaría una reforma que atente contra el salario de los trabajadores.

Tanto a nivel nacional, como en Quintana Roo, los niños verdes se destacan por legislar en beneficio de sus intereses y no a favor del pueblo. En estas acciones arrastran a Morena para aprobar reformas, que van en contra de la propia 4T.

BANCO AZTECA, NUEVA TIENDA DE RAYA

El caso que se destapó esta semana, para reformar diversas leyes de crédito y de protección del usuario de servicios financieros, resalta porque bajo el considerando de ser “una ley social para proteger a los trabajadores”, finalmente lo que busca es que las empresas descuenten directamente del salario, los pagos a las financieras.

A pesar que es un tema resguardado en la constitución, los niños verdes presionaron a las bancadas de Morena, PT y otros partidos, “para no romper la alianza con el PVEM” que Morena requiere en las cámaras.

Los beneficiarios de dichas reformas son Banco Azteca, principal financiera de los trabajadores de menores ingresos, además de Jorge Emilio González y Arturo Escobar, propietarios de financieras e inmobiliarias, así como otros impulsores de dicha reforma, como los morenistas Pedro Haces, ex senador y Miguel Ángel Navarro, ahora gobernador de Nayarit.

Desde la Comisión de Hacienda del Senado, el niño verde, Luis Armando Melgar Bravo, fue el principal impulsor, junto con el presidente de la misma Comisión, el morenista, Alejandro Armenta, ambos con fuertes nexos con Grupo Salinas, propietario de las “tiendas de raya” del siglo XXI.

¿Cuál será el peso del negativo verde a la campaña de Morena en Quintana Roo, ahora que comiencen las campañas? Estimado lector, usted tiene la última palabra. Chetumal, 200322.

Related Posts