RESPUESTA POLICIACA: La labor del C-5 fue determinante
Omar García Harfuch recibió tres impactos de bala y tiene lesiones por esquirla, por lo que fue intervenido en un hospital. (Fotografía: La Jornada)

Redacción/NOTICARIBE PENINSULAR

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde la extradición de Rubén Oseguera, “El Menchito”, en febrero pasado y el aseguramiento de más de mil 900 cuentas bancarias el 3 de junio, los organismos de inteligencia del gobierno federal comenzaron a recibir información sobre los actos de venganza que organizaba el cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Se identificó que pretendían atacar a integrantes del Poder Judicial de la Federación, al canciller Marcelo Ebrard, al titular de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, y a Santiago Nieto Castillo, quien está al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Las autoriodades detuvieron, hasta la fecha, a 12 personas; las primeras indagatorias señalan que participaron más de 20 personas en el ataque. (Fotografía: La Jornada)

Funcionarios que participan en el gabinete de seguridad dijeron que en el caso de Omar García Harfuch las autoridades lo llegaron a considerar como uno de los blancos, luego de que interceptaran una llamada en la cual se le identificaba como el hijo de la artista.

Además de alertar a los C-5, se reforzó la seguridad de esos funcionarios y del titular de la UIF; en el caso de García Harfuch, la rápida respuesta de la policía capitalina permitió que se detuviera a los primeros involucrados en el atentado.

El viernes, Durazo reconoció que el gobierno federal tuvo conocimiento de las amenazas, aunque no se refirió directamente al CJNG: Hace una semana se registró una eventual amenaza a algunos funcionarios de seguridad pública.

Tres policías fueron heridos, fallecieron un policía escolta del secretario y una mujer que circulaba por la zona. (Fotografía: La Jornada)

En tanto, Samuel González, quien fue titular de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada en la extinta Procuraduría General de la República y que ahora es consultor en seguridad, dijo que a García Harfuch no sólo lo salvó el nivel de blindaje de la camioneta, sino que el C-5 demostró su eficacia al detectar los movimientos que realizaron los agresores y llegar en un minuto los policías, ya que por eso se detuvo a 12 integrantes del grupo, dar seguimiento a través de las cámaras de seguridad a la camioneta en que huyeron a Tláhuac otros y detectar un automóvil más que sirvió a dos participantes, que fueron aprehendidos en Atlacomulco por autoridades mexiquenses.

Con información de La Jornada

Loading Facebook Comments ...
Show Buttons
Hide Buttons
A %d blogueros les gusta esto: