Yucatán

ESPECIAL | ‘FUEREÑOS’ O ‘FORÁNEOS’ CONTRIBUYEN AL DESARROLLO DE YUCATÁN: Ex gobernadores, artistas y deportistas originarios de otros estados y países han destacado y representado al estado a nivel nacional e internacional

Comparte

Por Jessica Itzel Chan García

MÉRIDA, MX.- A pesar del rehúso que tienen los yucatecos hacia la llegada de más “foráneos” o “fuereños”, su historia registra que en el último siglo han tenido al menos seis gobernadores que son originarios de otros estados, además que Mérida ha sido casa de futbolistas e incluso escultores que han puesto en alto el nombre de Yucatán.

En un estado en donde cada día sus habitantes se pronuncian en contra de la llegada de más personas provenientes de otros estados y países, en la capital yucateca, la calle con mayor afluencia y con mayor atractivo turístico lleva por nombre Francisco de Montejo, militar y explorador español, que conquistó en el siglo XVI a Yucatán.

Sin embargo, al formar parte de la historia del estado, este hecho queda en el pasado y hoy en día ya no están dispuestos a aceptar que más “foráneos” o “fuereños” lleguen a instalarse y gozar de la paz que se vive en la entidad.

Aunque cabe aclarar que gran parte de lo que hoy se vive es el resultado de gobernadores del pasado, tales como Salvador Alvarado Rubio, quien nació en Sinaloa y gobernó entre 1915 y 1917; Tomás Garrido Canabal, originario de Chiapas y fue uno de los gobernadores interinos de Yucatán; César Alayola Barrera, de Campeche, fue jefe ejecutivo entre 1934 y 1935; Tomás Marentes Miranda, también de Campeche y fue mandatario estatal entre 1952 y 1953. De igual forma, Víctor Manzanilla Schaffer, proveniente de la Ciudad de México estuvo al frente del Gobierno entre 1988 y 1991, al igual que el actual gobernador Mauricio Vila Dosal, quien nació en la Ciudad de México.

Es preciso recordar que dos de los estados de procedencia de dichos exgobernadores son los mismos de los que hoy en día migran más personas hacia la entidad, es decir Ciudad de México y Campeche.

No obstante, uno de estos gobernadores, tras más de 100 años del término de su gestión a la fecha es recordado y reconocido por su trabajo y se trata de Salvador Alvarado Rubio, quien a través de acciones importantes plasmó su ideología en la tierra del Mayab.

Al respecto, Manuel Zavala Gómez, investigador y compilador de información histórica en Yucatán compartió que Salvador Alvarado concebía un estado fuerte y nacionalista y durante su gobierno realizó reformas sin precedentes.

Uno de los logros importantes que ha trascendido a lo largo de la historia es el hecho de haberles otorgado la libertad a más de 60 mil trabajadores esclavos en haciendas henequeneras y de sirvientes endeudados, quienes prestaban sus servicios para la denominada “casta divina”.

Además, Zavala Gómez resguarda documentos históricos en los que se señalan que en materia de educación, Salvador Alvarado expidió la Ley General de Educación Pública que permitió la creación de bibliotecas en el interior del estado y  más de 500  escuelas rurales con enseñanza laica, gratuita, obligatoria e integral, estableciendo así el antecedente del artículo tercero de la Constitución Mexicana.  Al término de su gestión, ya se habían construido más de mil escuelas, atendidas por dos mil maestros.

A la par, Salvador Alvarado promovió la incorporación de la mujer a la vida pública, por lo que otorgó por primera vez, plazas en el sector gubernamental para ellas.

De igual manera, durante su gestión se organizaron dos Congresos Feministas y se promulgaron tres leyes: la Ley que le dio a las mujeres igual jurídica, la Ley de emancipación legal de 30 a 21 años y la Ley del divorcio, que permitió la separación legal total.

Este gobernador de origen sinaloense, fundó las escuelas de Agricultura y de Bellas Artes, al igual que el Conservatorio de Música y el Ateneo Peninsular, una de las más prestigiadas instituciones culturales de dicha época porque en ella se concentraban disciplinas como filosofía, artes plásticas, ciencias jurídicas, entre otras.

Como reconocimiento a lo que realizó en su gobierno, hoy en día la denominada cuna del deporte yucateco lleva por nombre “Estadio General Salvador Alvarado”, en donde más de 939 mil 902 deportistas y personas  hacen uso de sus instalaciones. También en el Palacio de Gobierno, el pintor yucateco Fernando Castro Pacheco elaboró 27 pinturas murales en las que incluyó el rostro de este gobernador.  

Otro caso de una persona originaria de otro lugar distinto a Yucatán, es el de Rómulo Rozo Peña, escultor colombiano quien le dio forma al diseño elaborado por los yucatecos Manuel y Max Amábillis, para construir el conocido Monumento a la Patria, ubicado en Paseo de Montejo, en el cual se trabajó por poco más de 10 años y que hoy en día es visitado por miles de personas.

En este monumento, hecho por un colombiano y que viste una de las principales avenidas de Mérida, se cuenta a través de su estructura gran parte de la historia de México, desde la fundación de Tenochtitlán hasta mediados del siglo XX y posee 31 columnas que representan a los estados de la república mexicana, además que se ha convertido en un símbolo representativo en el ramo turístico a nivel nacional e internacional de la ciudad blanca.

Entre otros “foráneos” o “fuereños” que han elegido a Mérida como casa por un periodo, se ubica el escultor Enrique Gottdiener Soto, proveniente de la Ciudad de México y quien optó por vivir en la capital yucateca por más de 40 años, dejando el legado de su obra, la cual enfocó en resaltar la cultura maya, lo que incluso le valió recibir la Medalla Yucatán en 1972 por su mérito artístico, entre otros reconocimientos locales y nacionales.

Incluso, dentro de su trabajo escultórico se encuentran la elaboración del busto del poeta Antonio Mediz Bolio, ubicado en la prolongación de la Avenida Montejo; así como el busto de Ermilo Abreu Gómez, el cual está en el parque de la Colonia Pensiones; otra elaboración fue el busto de Alfredo Barrera Vázquez en la avenida del mismo nombre, además de otras elaboraciones en el interior del estado.

Dentro del gremio de escultores, también Miguel Peraza Menéndez, nacido en Ciudad de México, radicó en Mérida unos años, a tal grado que su nombre está incluido dentro del listado de escultores de Yucatán y ha representado al país y al estado en  exposiciones de Colombia, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, España, Francia, Bélgica, Países Bajos y  Emiratos Árabes Unidos. Hoy en día su obra continúa presentándose en diversos recintos de la ciudad, tales como el Centro Cultural Olimpo.

Así como él, Frank Domínguez, cantautor y pianista cubano, vivió en Mérida desde 1922 hasta el día de su muerte, el 29 de octubre de 2014, incluso 3 años después de su partida su tema “Tú me acostumbraste” fue incluido dentro del disco “Musas” de la intérprete mexicana Natalia Lafourcade.

Además de artistas, también deportistas han radicado en la ciudad, tal como el futbolista Juan Carlos Mosqueda y el ex futbolista José Luis López Monroy.

Actualmente, incluso dentro de “Los Leones de Yucatán”, equipo muy querido por la afición yucateca, juega Luis Juárez, de Culiacán, Sinaloa, quien se ha convertido en pieza fundamental, al igual que el lanzador Yoanner Negrín, cubano por nacimiento y yucateco por aceptación.

En este sentido sobre a quiénes aceptar en Yucatán y a quiénes no, es preciso recordar el caso del jugador italiano Alex Liddi, quien había llegado a disputar la temporada 2019 con los “Leones de Yucatán”.

Como varios medios de comunicación informaron en su momento, en específico las yucatecas fueron las que más aceptación mostraron en sus redes sociales, pues a través de comentarios dejaron entrever lo atractivo que les parecía el jugador que formó parte de los Marineros de Seattle de 2011 a 2013 y también ganó experiencia en Tigres de Quintana Roo y Toros de Tijuana.

Related Posts

error: El contenido está actualmente protegido